lunes, 5 de septiembre de 2016

RAIMUNDO FONSECA GONZÁLEZ


El General J. M. Bermúdez Grau, nativo de Cumaná, gobernó hasta abril de 1886 cuando fue electo Presidente del Estado el general Raimundo Fonseca González, nativo de San Fernando de Apure (1844-1921).  Durante esas elecciones regionales, Bermúdez Grau fue electo  Senador de la República en representación del Gran Estado Bolívar que comprendía a Guayana y Apure de acuerdo con la llamada Constitución Suiza de 1881.
El. Presidente del Consejo de Administración, quien suplía al Presidente en caso de ausencia, resultó electo el Dr. Vicente Blanco Buroz, para lo cual tuvo que dejar la dirección de La Prensa Liberal en manos de Ramón B. Luigi y finalmente a José Manuel Natera, quien vio caer el diario de sus manos al derrumbarse el mito de Guzmán Blanco en 1887 y caer sus estatuas, incluyendo el busto que coronaba el Obelisco erigido en  Ciudad Bolívar en memoria de la Revolución de Abril.
         El ascenso de Guzmán Blanco al Poder suscitó hostilidad en el interior del país y ello obligó al mandatario a reorganizar el tren gubernativo a nivel nacional y regional, por lo que  el general Fonseca duró apenas meses ejerciendo la Presidencia del Estado, vale decir, hasta 1886.  Obra de su administración son las esculturas de la Plaza Mayor que simbolizan las Repúblicas libertadas por Bolívar.  Ese año. lo sustituyó el general Juan Félix Centeno mientras él pasaba a desempeñar la cartera de Guerra y Marina y luego la senaduría por el Gran Estado Bolívar.
          En 1887 se produce el diferendo con Inglaterra por las reclamaciones territoriales.  Es el año en que se desarrolla en el país una gran reacción contra Guzmán Blanco y éste ordena a los Presidentes de Estado reprimir las acciones contra su tercera presidencia que al final abandona y deja en manos de un miembro del Consejo Federal para irse a París, donde morirá en 1899 cuando Cipriano Castro desde las fronteras tachirenses se asomaba a la Venezuela contemporánea.
         Antes de viajar a Paris, Guzmán Blanco había sugerido al Consejo Federal el nombre del doctor Juan Pablo Rojas Paúl como sucesor constitucional y así ocurre al año siguiente, no obstante la protesta y sublevación del General Joaquín Crespo, quien, al final, es sometido e internado en los tétricos calabozos de La Rotunda..  La presión popular sensibiliza a Rojas Paúl a favor de las libertades públicas y regreso de los exiliados políticos.  Funda la Academia Nacional de la Historia y suscribe un contrato con la “De Hante y Compañía” para la construcción de un  Ferrocarril entre el Orinoco y las Minas auríferas de El Callao que suscitó la protesta de los ingleses alegando que pasaba por las posesiones que se había adjudicado de acuerdo con la “línea Shomburhk”.  Durante ese lapso constitucional fue Presidente del Estado Bolívar el doctor  José María Emazábel (1888-1890, quien fue varias veces Rector del Colegio Federal
         Al final de la gestión de Rojas Paúl, el pueblo reaccionó contra todas las estatuas erigidas en vida a Guzmán Blanco y  los bolivarenses contagiados derribaron el busto que coronaba el Obelisco  en la zona de Los Morichales, recuerdo la Revolución de Abril contra los Monaguistas autores del derrocamiento del Presidente Juan Bautista Dalla Costa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada