miércoles, 21 de septiembre de 2016

LA ESTATUA DEL LIBERTADOR


El triunfo de la Federación y la conversión constitucional de la provincia de Guayana en Estado Soberano, libre e independiente, conformando una unión republicana con otras veinte entidades, le permitió a sus poderes una serie de decisiones como la de erigirle una Estatua Ecuestre al Libertador en la Plaza Mayor de Angostura siguiendo a Perú que el 9 de diciembre de 1859 había inaugurado una de bronce en Lima realizada por el escultor Adamo Talodini.
La decisión de de la estatua la tomó el Poder Legislativo el 15 de junio de 1864, luego de una serie de consideraciones que concluyeron en el siguiente Decreto: “Art. 1º. En el centro de la plaza Bolívar de esta Capital se colocará una estatua ecuestre del Libertador Simón Bolívar, la cual será de bronce y de ocho a diez pies de alto contado desde el término superior del pedestal que será de mármol y en proporción a la altura de la estatua. Art. 2º. El Libertador estará representado con uniforme de Capitán General, con el frente al Orinoco, teniendo con una mano la brida y señalando con la otra el Occidente, en actitud de emprender la gloriosa campaña de 1819, que produjo la libertad e independencia de cinco Repúblicas Sudamericanas. Art. 3º. El Presidente dictará inmediatamente todas las medidas necesarias para que se lleve a efecto la obra y determinará las inscripciones que debe gravarse en el pedestal procurando que todos los habitantes contribuyan con dádivas a realizar el pensamiento de la Asamblea. Art. 4º. En el presupuesto de gastos del Estado colocará la Legislatura la cantidad necesaria para contribuir a la realización de la obra”. Firman el Presidente de la Asamblea, José Silverio González y el Secretario Juan G. León y tiene el ejecútese del Presidente del Estado José María Frontado y del Secretario de Gobierno Hilarión Gambús.
        Pero no fue sino el 28 de octubre de 1869 cuando el Decreto de la Asamblea Constituyente del Estado Soberano de Guayana cristalizó, siendo Presidente Juan Bautista Dalla Costa Soublette, pero modificado. En vez de una Estatua Ecuestre, se levantó una Pedestre.
        El 28 de octubre de 1867, el Presidente del Estado, Juan Bautista Dalla Costa había designado una comisión integrada por el General en Jefe Simón Briceño, doctor J. G. B. Siegert, José Lezama, Tomás Machado, Hilarión Gambús y Andrés Jesús Montes, con facultades suficientes para llevar a feliz término la decisión de la Estatua. “Esta Comisión –decía el Decreto de Dalla Costa- obrará sin ninguna limitación de ese propósito, sin que ninguna autoridad o corporación tenga ingerencia en sus deliberaciones o acuerdos”
        Dicha Comisión se instaló el 31 de octubre de ese año y designó presidente al general Simón Briceño; Tesorero, José Lezama y Secretario, Hilarión Gambús.
        Andrés de Jesús Montes, miembro de la Comisión era el Cónsul de Chile en Ciudad Bolívar y a través de él solicitó información sobre una presunta estatua del Libertador en ese país del cono sur a objeto de utilizar el mismo molde que al parecer se hallaba en la Capital del Reino de Baviera. Esta información la había obtenido directamente el propio Dalla Costa del Jefe de la Real Fundición y quien le comunicó además que para fundir una nueva estatua por ese modelo se requería previamente una orden formal y escrita del Gobierno Supremo de la República de Chile.
        El 25 de noviembre, la Comisión autorizó al Presidente del Estado para solicitar datos sobre el costo relativo a un pedestal de mármol o de granito en el exterior. Se consultó a varios países, entre ellos, Italia, Nueva York y finalmente Francia. El Pedestal terminó contratándose en París y fue ejecutado por Eugéne Thirión.
        El 26 de febrero de 1868, el Ministro de Relaciones Exteriores de Chile respondió en nota oficial fechada en Santiago el 2 de enero en la que aclara que “no tenemos en Munich ningún modelo de la Estatua de Bolívar. Acaso sea del Perú, a cuyo Gobierno podrá dirigirse el Presidente de ese Estado para obtener autorización de fundir un nueva ejemplar de la misma estatua”).
        Por decreto del 12 de febrero de 1825, efectivamente, el Congreso peruano acordó levantar una Estatua a Bolívar, pero ella era ecuestre. Realizada en bronce por el escultor Toledini, había sido inaugurada en Lima el 9 de diciembre de1859.
        El único país que había erigido una estatua pedestre al Libertador era la República de Colombia. La estatua de bronce y pedestal de mármol con bajos relieves en la Plaza Bolívar de Bogotá, obra del escultor Pedro Tenerani, fue donado por José Ignacio París.
        También existía desde el 28 de octubre de 1851 un busto de mármol del mismo escultor italiano Tenerani en la Capilla de la Santísima Trinidad de la Catedral de Caracas, trasladado en 1876 al Panteón Nacional y el cual había acordado el Congreso de Venezuela el 30 de abril de 1842.
        Asimismo existía desde 1867 una estatua pedestre de mármol en la Plaza principal de Maracaibo, decretado por el Presidente del Estado Zulia, general Jorge Sutherland. Esta estatua se desmontó en 1872 por presentar ciertos defectos irreparables.
        De manera, que a la Comisión terminó decidiéndose por la estatua de Bolívar en Bogotá. Se hicieron los trámites necesarios y se utilizó el mismo molde donde fue fundida la obra de Pedro Tenerani.
        El 28 de octubre de 1869, día de San Simón y en ceremonia espléndida, se inauguró la estatua del Libertador sobre el pedestal de mármol  realizado en París por Eugéne Thirion. La estatua que representa al Libertador en su dual condición de estadista y guerrero, con una espada en la mano derecha y la Constitución en la otra, fue develada por el Presidente Juan Bautista Dalla Costa hijo y el discurso de orden estuvo a cargo del gramático Ramón Isidro Montes. También hablaron en el memorable acto los doctores Francisco Padrón y Simón Barceló; el Pbro. Carlos Machado, el general José Gabriel Ochoa y don Serapio Machado.
        El plano de la Plano de la Plaza fue levantado por el educador guayanés Régulo Machado, hermano de Tomás Machado, quien junto con el General José Simón Briceño, doctor J. G. B. Siegert, José Lezama, Hilarión Gambús y Andrés  Jesús Montes, formó parte de la Junta designada por el Gobierno de Juan Bautista Dalla-Costa hijo para llevar a feliz término la obra, a través de una gran colecta pública que se tradujo en 11.495,43 pesos captados en el Departamento Heres; Departamento Yuruary , 545,03; Upata, 434,25; Alto Orinoco, 71,50 para un gran total  de 12. 246,21 pesos.
        Detrás de la estatua del Libertador y al frente de un templete donde se situaba dominicalmente la Banda del Estado para dar concierto se colocó posteriormente una escultura simbólica de la República de Venezuela; al noreste, otra representativa de Bolivia; al Noroeste, la de Nueva Granada; Sureste, Perú y Suroeste, Ecuador. Estas esculturas alegóricas construidas en piedra de arco, fueron costeadas por el general Raimundo Fonseca y Juan María Maninat.
        En el  Coloquio con miras al Bicentenario del Natalicio del Libertador, realizado el 28 de mayo de 1978, por iniciativa del Comité de Defensa de la ciudad, bajo los auspicios de la Asamblea Legislativa y en el cual participaron expertos representantes de Países caribeños, se examinaron experiencias de restauración en Santo Domingo, Puerto Rico y Sur de los Estado Unidos y se determinó que el Casco Urbano de Ciudad Bolívar en virtud de su valor histórico debía ser rescatado del estado de deterioro progresivo en que se hallaba, siendo esto el mejor homenaje que se le podía hacer al Libertador. A tal efecto, el Coloquio concluyó  con seis Acuerdos: 1. Trabajar en el rescate de los valores culturales del casco urbano con miras al Bicentenario del Natalicio del Libertador; 2. Participación de la ciudadanía; 3. Recomendaciones con respecto al mejoramiento físico y ambiental, directrices, visuales, alineamientos, volumetría, iluminación, señalización, arborización, textura, tráfico, relaciones entre la vieja y la nueva ciudad, bienes culturales; 4. Determinada la similitud arquitectónica del casco de la ciudad con la del Caribe, se recomendó investigar la influencia de qué países europeos; 5. Plan de rescate y 6. Recomendar la erección de una estatua en la Plaza Bolívar en representación de Panamá. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada