miércoles, 26 de octubre de 2016

JOSÉ LAURENCIO SILVA RESTABLECE EL ORDEN EN ANGOSTURA

Resultado de imagen para jOSÉ lAURENCIO silva
Los conjurados dominaron la provincia durante 48 días, al cabo de los cuales fue reestablecido el orden al hacerse presente desde San Fernando de Apure, al mando de una escuadrilla, el General José Laurencio Silva, Comandante del Departamento Orinoco.
         Sometidos los revolucionarios fueron apresados los concejales Felipe Domínguez, Nicanor Afanador y Lorenzo Lezama para ser remitidos a Bogotá. Asimismo los militares Francisco Pildaín, Ramón Contasti, José María Sifontes, Juan Antonio Camejo, Capitán Vernau y algunos españoles, para ser remitidos al Cuartel General de Venezuela, donde se le formaría Consejo de Guerra.
         Los cabecillas José María Silva, Manuel Echeverría y el español Agustín Rodríguez, se fugaron hacia las Antillas. Manuel Bermúdez y Felipe Cardier fueron reclamados por la Intendencia de Maturín.
         El 24 de diciembre el Comandante José Laurencio Silva dictó un Decreto haciendo reconocer en toda la provincia “con el decoro correspondiente al Gobierno la autoridad del benemérito Coronel José Félix Blanco como Intendente del Departamento, y la del benemérito General José Manuel Olivares como Gobernador de al misma provincia…” El citado decreto prohibía las reuniones tanto de día como de noche de tres personas “porque sino tienden a fomentar la discordia, al menos inspiran desconfianza a los habitantes”.
El General José Laurencio Silva permaneció en Angostura hasta el 28 de diciembre de 1828 cuando por orden del Libertador se trasladó a residir en la Capital de Barinas. Guayana quedó en aparente tranquilidad. Había logrado acabar con el contrabando y tomó previsiones para hacer la provincia más defendible. Construyó cuatro flecheras para cañones de grueso calibre y dejó iniciada otras seis. Asimismo dotó e hizo importantes reparaciones a las fortalezas de la Baja Guayana. Al año siguiente marcharía sobre Antioquia al frente de una División para someter al General José María Córdova que se había sublevado. Los departamentos de la Gran Colombia estaban realmente convulsionados por los frentes políticos en discordia y la dictadura implantada por el Libertador a raíz del fracaso de la Convención de Ocaña, todo lo cual tendrá como epílogo la disolución definitiva de la Gran Colombia y la muerte del Libertador el 17 de diciembre de 1830.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada